13 jun. 2011

MEJORAMIENTO NUTRICIONAL

Buscan mejorar el estado nutricional infantil a través de un yogur desarrollado por el INTI


Más de 136 mil niños de humilde condición social, con necesidades básicas insatisfechas de las provincias de Tucumán y San Juan, reciben tres veces por semana por parte de cooperativas de esas provincias el alimento Yogurito, que es elaborado en el marco de un programa científico-nutricional del INTI.

Ahora el programa, que tiene como objetivo mejorar el estado nutricional de los niños, será llevado a cabo en provincias como Misiones y Chaco.

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) participa del citado programa científico-nutricional Yogurito, que fue desarrollado hace cuatro años por el Centro de Referencia para Lactobacilos (CERELA), radicado en Tucumán y dependiente del CONICET.

Los ejes fundamentales del proyecto buscan incorporar a la dieta de los niños en edad escolar, especialmente en sectores sociales que presentan problemas nutricionales, un yogur que contiene un probiótico láctico cuyos efectos permiten mejorar el estado de salud de estos niños, aumentando sus defensas y protegiéndolos de las posibles infecciones gastrointestinales o respiratorias.

Al mismo tiempo, el yogur mejoraría la eficacia de los medicamentos antiparasitarios. El objetivo se alcanza integrando el yogur a los programas sociales provinciales y nacionales, principalmente aquellos relacionados con el refuerzo alimentario en las escuelas.

A su vez, el programa apunta a reforzar las economías regionales mediante la consolidación de productores cooperativos o pymes que fabriquen el yogur localmente.

De esta manera, se incentiva la producción láctea local, gracias a la demanda permanente del yogur probiótico por parte del gobierno provincial, mientras que se incorpora un factor tecnológico en la producción de estas empresas, convirtiéndolas en una fuente de empleo calificado.

Por el momento Yogurito es producido y distribuido en las provincias de Tucumán y San Juan, elaborado por cooperativas lácteas locales como APROLECHE (junto con la pyme Cerros Tucumanos) y la Cooperativa La Rural, respectivamente.

Se entrega tres veces por semana a 110.000 niños en la primera provincia y a 26.000 en la segunda. En ambos casos se trabaja para alcanzar la totalidad de los niños escolarizados de las provincias.

El INTI trabaja para replicar la experiencia en las provincias de Misiones y Chaco. De esta manera, y a pedido del Ministerio de Ciencia y Tecnología (MINCyT) -organismo que inicia y coordina la gestión asociada en las provincias para la distribución gratuita del probiótico en las escuelas públicas- el Instituto, a través de su Centro INTI-Lácteos, está elaborando un plan de acción para colaborar con esta iniciativa.

El INTI estará a cargo de la evaluación tecnológica del proyecto ejecutivo, la evaluación de parámetros de elaboración y la definición del plan de capacitación para los diferentes actores participantes de la elaboración, la distribución y el suministro del probiótico escolar.

Cada una de estas provincias tiene características diferentes. En el caso de Misiones se identificó una pyme láctea, la Cooperativa Alto Uruguay Limitada (CAUL) de la localidad de Colonia Aurora, que no produce yogures pero que tiene posibilidades de hacerlo, y con ellos el INTI está trabajando en el diseño de una sección de la planta para adaptar y realizar la producción del probiótico.

En cambio, en el Chaco no existe ninguna planta de estas características y por consiguiente el desarrollo se va a incluir dentro del proyecto del INTI de Lecherías de Norte Grande, que creará una planta de multiproductos (leche, queso, crema, dulce de leche, yogur) en la ciudad de Villa Anhela.