13 jun. 2011

SOBERANÍA NACIONAL

"Inglaterra ha desoído la resolución de las Naciones Unidas"


La presidenta mantuvo hoy un encuentro con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y aseguró que "son precisamente los países que se presentan ante el mundo como los grandes civilizadores y democráticos", quienes "deben dar el ejemplo".

La Presidenta renovó hoy ante el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, el reclamo para que el Reino Unido acepte negociar con Argentina la soberanía de las Islas Malvinas.

"Hemos reiterado nuestro deseo de que Inglaterra acepte la resolución 2.065 de Naciones Unidas en el sentido de sentarse en la mesa de negociaciones con la Argentina", dijo la presidenta luego de mantener una reunión con Ban Ki-moon en la Casa Rosada.

A su vez, el funcionario internacional afirmó que "la Argentina es uno de los socios más importantes de la ONU" y que "juega un rol fundamental", al tiempo que destacó que nuestro país y "toda América latina pueden jugar un papel mayor en la ONU".

Al comentar que había reiterado a Ban Ki-moon el reclamo argentino por Malvinas, Cristina dijo que "son precisamente los países que se presentan ante el mundo como los grandes civilizadores y democráticos", quienes "deben dar el ejemplo de que las resoluciones de la ONU deben ser aceptadas por todos, por los países emergentes y también por los desarrollados".

"Más aún -agregó la presidenta- por los países desarrollados porque cuanto mayor poder se tiene, no solamente en el ámbito internacional sino en todos los ámbitos, siempre mayor es el grado de responsabilidad".

"Creo que pocas cosas necesitan menos explicación que esa resolución 2.065", indicó Cristina, y puntualizó que si los países no respetan el derecho internacional, el "multilateralismo" propiciado en la ONU, "resulta muchas veces algo de doble estándar y por lo tanto no tiene la misma eficacia que tendría si todos los países del mundo respetaran ese derecho".

La presidenta hizo extensiva esa posición a "la cuestión de Medio Oriente", donde se deben "respetar las resoluciones y las decisiones de Naciones Unidas, único instrumento para poder construir un verdadero concepto de seguridad".

Ban Ki Moon llegó esta madrugada a la Argentina en el marco de una gira por los países de la región, pero debido al problema causado por las cenizas volcánicas el avión en el que viajaba fue desviado a Córdoba, desde donde se trasladó a Buenos Aires en automóvil.

Cristina recibió a Ban en el Salón Azul de la Casa de Gobierno, y luego de un encuentro de casi media hora en el despacho presidencial, al que asistieron además el canciller Héctor Timerman y el embajador argentino en la ONU, Jorge Argüello, dieron una declaración a la prensa en la Sala de Conferencias.

Luego, Cristina ofreció al visitante un almuerzo en el Museo de la Casa Rosada, del que participaron los integrantes del gabinete nacional, gobernadores provinciales, legisladores nacionales, representantes de las Madres y las Abuelas de la Plaza de Mayo, empresarios, funcionarios y otros invitados especiales.

La gira del funcionario coincide con la campaña que Ban lanzó esta semana en busca de lograr un nuevo período al frente del organismo internacional, posibilidad que la presidenta respaldó al señalar que "vemos con beneplácito su reelección al frente de Naciones Unidas".

En ese marco, Cristina destacó el ámbito de la ONU como el escenario donde "se evitan momentos indeseables y conflictivos de la política internacional" y remarcó que "en este mundo global, Naciones Unidas debe significar la casa común de todos los países para encontrar la solución de todos los conflictos".

Al hablar en el almuerzo, la presidenta precisó que "el Secretario General hizo hincapié en tres ejes fundamentales de la política internacional y le asigna a la Argentina en esos tres aspectos un papel importante".

"Esos tres ejes son la paz, derechos humanos y desarrollo sustentable, tan caros a la política en materia de derecho internacional, y son realmente una bandera muy importante en la Argentina", dijo.

En tanto, Ban Ki-moon señaló que la Argentina "da un ejemplo al mundo como pioneros en luchar contra la impunidad de la violaciones a los derechos humanos", y resaltó la tarea que desarrolla el país en cuanto a la mejora de la mortalidad infantil, la educación primaria y al rol de la mujer en puestos políticos y de liderazgo.

En materia internacional, el funcionario consideró que "la Argentina será puente entre el G-20 y el G-77 más China. Esta es una posición única. Puede hallar el consenso entre diversos países de esta gran agenda global".

Afirmó por otra parte que nuestro país tiene la enorme responsabilidad de conducir al G-77 más China en la reunión de cambio climático de Durban, en Bangkok.