23 may. 2011

EL DIARIO DE MITRE Y LA DEMONIZACIÓN DEL PERONISMO

La Nación, Cristina, Eva Perón, y las "pulsiones totalitarias"


El matutino fundado por Mitre publicó una columna en la que compara a Cristina Kirchner con Eva Perón. Habla de "pulsiones totalitarias" y sentencia que el peronismo es el "animal más peligroso de la jungla"

El matutino La Nación suele buscar argumentos para comparar al peronismo con los totalitarismos europeos. En esta ocasión, la publicación de un libro que asegura que Eva Perón tenía "pulsiones totalitarias" impulsó la comparación con Cristina Kirchner.

Dice la columna: "Eva Duarte tuvo al final más influencia que su marido en nuestra extravagante historia política. Esta provocadora conclusión acaba de ser argumentada por un prestigioso historiador europeo que se ha especializado en la difícil explicación del ser argentino. Su flamante libro, se titula Eva Perón. Una biografía política , y el autor es Loris Zanatta, ensayista y profesor de Historia de América latina en la Universidad de Bologna. Para este pensador Perón fue un relevante personaje, mientras que Eva resultó mucho más que eso: un mito generador de una religión secular de "pulsiones totalitarias" que combinó la modernización social con un primitivismo político que desdeñaba el pluralismo y la democracia plena".

El autor habla de un "primitivismo político" que desdeñaba el pluralismo y la democracia plena; aquí es dónde fuerza la comparación con Cristina Kirchner, quien accedió al poder mediante elecciones.

Continúa la nota: "La tesis avanza en la idea de que el corporativismo de Perón tenía posibilidades de haberse deslizado hacia una democratización verdadera, pero que el evitismo , arraigado en algunos dirigentes y luego puesto de moda por los setentistas, abominó de ese deslizamiento y lo bloqueó.

Cristina ha colocado en lugares de poder a neosetentistas ("cristinistas puros") y ha arremetido soterradamente contra el aparato bonaerense y contra una figura central del peronismo: el titular de la CGT, columna vertebral del movimiento."

En paralelo con la comparación entre Evita y Cristina, La Nación vuelve a fogonear una fractura entre el "cristinismo" y la CGT, para apuntar, otra vez, contra la figura de Hugo Moyano.

Para concluir, La Nación compara al peronismo con un "animal peligroso", fiel a su impronta antiperonista histórica: "... los recién llegados recrean el gran malentendido de aquellos años, cuando militantes pequeñoburgueses de izquierda entraron a la política con una visión de vanguardia, le quisieron explicar el peronismo a Perón y pretendieron manejar a su fuerza invertebrada, enamorados de la idea de asociarse con el proletariado nacional y buscando domar la corporación para conducirla "hacia el lado del bien". Sus herederos, quizá más cínicos, yuppies y modernos, endulzados por el manejo del Estado que les ha caído del cielo, cabalgan el elefante peronista subidos en sus castillos de montura. El elefante es un animal que, si le dan de comer y no lo ponen en peligro, resulta dócil. Tan dócil que por un momento bestia y jinete parecen una misma cosa. Suele ocurrir que imprevistamente el elefante se empaca o se enoja, y arroja por el aire con indolencia a sus gobernantes. Eventualmente, los destroza. Se trata del animal más peligroso de la jungla. Hay, por lo tanto, mucho de microclima allá arriba en el castillo. La célebre "guerra cultural" que los kirchneristas dan por ganada parece un triunfo del teatro off frente a una realidad mucho más vasta, cruel y verdaderamente popular".

La columna, parece ser más una expresión de deseo del diario y sus directroes, que un análisis serio de la coyuntura actual. Todo vale en La Nación para demonizar a Cristina Kirchner y el peronismo.