24 may. 2011

UNA HORMIGA A LA DERECHA

Derechización de Ocaña: pactó con De Narváez


La ex ministra de Salud y el diputado empresario acordaron elaborar "planes de gobierno" para el Área Metropolitana. Quieren acercar a los peronistas disidentes al frente que lidera Alfonsín.

Se conoció que la presentación pública del acuerdo entre ambos dirigentes se concretará en breve, y podría reforzar también el acercamiento con la fuerza que conduce De Narváez y el radicalismo, con Raúl Alfonsín a la cabeza como candidato a presidente.

Tras participar del Frente Grande, Ocaña (*) decidió unirse al ARI de Elisa Carrió en 2001.En el 2004 aceptó un ofrecimiento del gobierno de Néstor Kirchner para normalizar la situación del PAMI. El 10 de diciembre de 2007 asumió como Ministra de Salud en el gobierno de Cristina Fernández. El 29 de junio de 2009, al día siguiente de las elecciones legislativas, Ocaña firmó la renuncia. Y ahora acordó con De Narváez y el radicalismo alfonsinista.

Según trascendió "la idea de ambos es ampliar la convocatoria hacia otros referentes de la disidencia peronista".

Aparentemente, De Narváez y Ocaña coincidieron en destacar "la importancia de gobernar la provincia de Buenos Aires para influir decisivamente en la búsqueda de soluciones a los problemas del país".

Según las especulaciones, el acuerdo entre Ocaña y De Narváez "tiene un fuerte sentido político-electoral en virtud del momento en que se produce", ya que falta un mes para que se inscriban las alianzas que competirán en las elecciones del 23 de octubre y apenas algo más para definir las candidaturas.

FUENTE: DIARIO REGISTRADO


(*) Ocaña se sumó al Gobierno de Néstor Kirchner apadrinada por el jefe de Gabinete Alberto Fernández, en enero de 2004. Antes había navegado en las amplias aguas de lo que suele llamarse “progresismo”: en el ’83, cuando votó por primera vez, eligió la boleta de Oscar Alende, el candidato del Partido Intransigente. Se entusiasmó más tarde con la renovación peronista, pero el ascenso de Carlos Menem le provocó suficiente rechazo como para tomar distancia del PJ; en el ’89, votó al radical Eduardo Angeloz. Finalmente se deslumbró con Chacho Alvarez, al punto de mandarle una carta de respaldo a lo que hacía en el Grupo de los Ocho. Para su sorpresa, Alvarez le contestó y la convocó a trabajar con él en Diputados, gratis.

Fue con Alvarez que obtuvo su primera banca de diputada, en 1999, como candidata de la Alianza por la provincia de Buenos Aires. Entró casi de casualidad, ya que en el armado de la lista Ocaña quedó inicialmente en el lugar 19, pero la Ley de Cupo Femenino obligó a que la subieran al número 16, y ese año la Alianza bonaerense metió en el Congreso tal cantidad de legisladores. Desde su banca, votó obedientemente a pedido de Chacho para otorgarle al (ex) ministro de Economía Domingo Cavallo los superpoderes, en la votación general.

Se fue del Frepaso antes de que cayera el gobierno de Fernando de la Rúa. Ya en el ARI, su figura se hizo conocida cuando la fuerza presentó el informe de la Comisión de Investigación de Lavado de Dinero: en la conferencia de prensa, Carrió elogió sus esfuerzos y la bautizó como “la hormiguita”, un apodo que todavía le dura. Cristina Kirchner también integró la comisión, pero firmó un texto por separado. (Página 12-15/11/2007)