10 jun. 2011

EL GOBIERNO NACIONAL DECIDIÓ LA INTERVENCIÓN DEL INADI

El Gobierno decidió que el Inadi fuera intervenido por 180 días y quedó al frente Marcelo Mouratian


El gobierno nacional dispuso hoy intervenir el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) por un plazo de 180 días y designar al frente del organismo a Pedro Marcelo Mouratian, tras la renuncia a sus cargos de Claudio Morgado y María Rachid.

Antes de la designación, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió en su despacho en Casa de Gobierno a Mouratian, a quien designó como interventor por 180 días “en virtud de las renuncias oportunamente presentadas” por Morgado y Rachid, “a fin de normalizar el funcionamiento del Inadi”, según detalla el Decreto.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el ministro de Justicia, Julio Alak, fueron los encargados de firmar el decreto de intervención del organismo.

Mouratian era hasta el momento el coordinador de Políticas contra la Discriminación, y se había desempeñado como vicepresidente del Inadi durante cuatro años.

Además, se destacó en foros internacionales como experto argentino en la lucha contra la xenofobia y fue invitado en diciembre último por el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, a participar, junto a doce expertos internacionales, en la elaboración de una Guía Técnica sobre políticas antidiscriminatorias que deben seguir los estados parte.

Por otro lado, como representante del Ministerio de Justicia argentino, participó en 2009 en la Conferencia de Revisión de Durban, realizada en la sede de Naciones Unidas, en Ginebra.

Mouratian también fue miembro de la delegación oficial argentina en la presentación del 19º y 20º Informes Periódicos ante el Comité para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial de Naciones Unidas en 2010.

Además, fue director del Consejo Nacional Armenio de Sudamérica (2002-2006); presidente del Foro de ONG`s que luchan contra la discriminación (1998-2003); y miembro del Consejo de Presidencia de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH).

En 2010 fue distinguido por la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), en reconocimiento a "su actitud permanente en pos de rescatar la pluralidad, la diversidad, la convivencia y contribuir a construir una sociedad mejor".

También recibió una distinción del Centro Islámico de la República Argentina (CIRA) por su trayectoria en el campo de los derechos humanos.