8 jun. 2011

TRAYECTORIA DEL VICE DE RICARDITO ALFONSÍN

Qué dijo la Comisión de Lavado sobre el vice de Alfonsín


Javier Gonzalez Fraga según la “Comisión Especial Investigadora sobre Hechos Ilícitos vinculados con el Lavado de Dinero” de la Cámara de Diputados de la Nación. El informe que ocultan Perfil, Clarín y La Nación.

En el año 2001 se creó en el seno de la Cámara de Diputados de la Nación, una Comisión investigadora, que pretendió clarificar el matriz mafioso que desembarcó en la Argentina de la mano del narcotráfico.

Cuenta por ejemplo que el proceso, cuyas bases se sentaron desde 1976 con el plan económico de la Dictadura Militar, se desenvolvió a lo largo de más de 25 años pero su ritmo se aceleró en los ´90.

Que, ante la bancarrota del Estado de Bienestar para Pocos los organismos financieros internacionales postularon cruzar los regímenes de capitalización de deuda con el desguace de las empresas estatales.

Y que, en ningún país del mundo el proceso de enajenación de activos públicos fue tan rápido, drástico y sospechado como en la Argentina, que se arrojó desnuda al huracán de la globalización.

Y especifica que en los mismos años se detectaron las primeras incursiones en el país de organizaciones dedicadas al narcotráfico y al lavado de dinero.

Las viejas cuevas financieras y su pericia en un vasto repertorio de compañías offshore, sellos de goma, espejos virtuales y cáscaras vacías brindaron la ingeniería para el reciclaje de los fondos generados de ese modo y su inversión posterior en emprendimientos legítimos al cabo de enmarañados recorridos por paraísos fiscales y cuentas cifradas.

Allí, precisamente aparece el nombre de Javier Gonzalez Fraga. Y no como un actor secundario.

Uno de los capítulos, donde pretende demostrar la intrínseca relación entre narcolavadores y funcionarios aparece el candidato a vice de Ricardo Alfonsín:

“También es de destacar la incompatibilidad de algunos funcionarios políticos de carácter ético y jurídico con decisiones ligadas a inversiones de Gaith Pharaon en la Argentina. Así, González Fraga, que formaba parte del grupo asesor y mantenía relaciones contractuales con Gaith Pharaon, cuando asumió como presidente del Banco Central de la República Argentina, firmó resoluciones vinculadas al programa de capitalización de deuda. En la documentación que se anexa a este punto acompañamos un cuadro titulado BCCI Argentina 1987-1991 con relación al Hotel Hyatt y Plantaciones de Jojoba donde se explicitan tales las relaciones”

Con la presidencia de Elisa Carrió, la comisión estaba integrada también por Margarita Stolbizer, Graciela Ocaña, el gobernador Daniel Scioli y la vicepresidencia estaba a cargo de la actual Presidenta de la Nación, Cristina Fernandez de Kirchner.

Dice el informe que:

“La connivencia entre el sector privado y público queda evidenciada en las personas involucradas o procesadas en las causas y los bancos y/o empresas a través de los cuales se realizó el negocio o se lavó el dinero.

En el Título III, que denominamos “Lavado de dinero de actividades criminales cometidas fuera de la jurisdicción de la República Argentina”, se analizaron dos casos, donde la actividad ilícita que dio origen al dinero sucio se cometió fuera de la jurisdicción de la Argentina, con el objetivo de demostrar de qué modo dinero sucio se lavó a través de bancos ERL, agencias cambiarias y bancos máscaras para integrarse (etapa final del lavado) en proyectos de inversión inmobiliaria, de servicios y/o productivos en la jurisdicción argentina.

Se trata, en el capitulo I, el BCCI, que era un banco con sucursales en más de 70 países en el mundo, cuyo propósito principal incluía el lavado en todo el mundo de dinero proveniente del terrorismo, el tráfico de armas, el manejo de
la prostitución, la evasión de impuestos, el contrabando, el narcotráfico y otro sinnúmero de operaciones ilícitas.

En el Capítulo I de este título se describe de qué manera el soborno político fue un componente clave de la estrategia del BCCI para hacer crecer sus activos a escala mundial, contribuciones políticas a las que no fue ajena la Argentina. El BCCI, banco lavador, adquirió el banco Finamérica, que era
propiedad de FIAT y del Banco de Italia y Río de la Plata.

Del procesamiento en la causa abierta en New York a directivos del BCCI, surge que ellos refirieron que habían efectuado pagos corruptos a miembros del directorio de BCRA para obtener la autorización (período constitucional del Dr. Raúl Ricardo Alfonsín). También está acreditada la relación entre Ghaith Pharaon y el ex Secretario General de la presidencia Alberto Kohan, hasta el punto de llamarse socios.

La íntima relación entre altos funcionarios argentinos y el BCCI de Ghaith Pharaon fue nuevamente evidente cuando Pharaon contrató al economista Javier González Fraga.

Este organizó el canje de deuda por capital que financió una de las inversiones del BCCI. Y ya como presidente del BCRA, nombrado por el ex presidente Menem, dictó las normas requeridas al BC RA para finalizar el negocio de capitalización de deuda en relación con la inversión del Hotel Hyatt.

Lo que demuestra esta causa es que los contactos y las contribuciones políticas y la intervención decisiva de grupos empresarios (Gotelli y Clutterbuck de Alpargatas) hicieron posible que un banco lavador de dinero del terrorismo, el tráfico de armas, el narcotráfico y todo tipo de actividades ilícitas se instalara en la Argentina e hiciera negocios en relación con el régimen de capitalización de deuda externa, básicamente, a través de un proyecto inmobiliario y de servicio, Hotel Corporation Argentina (Hyatt), y un supuesto emprendimiento productivo (Jojoba Sudamericana y Jojoba Salteña).

El estudio jurídico que asesoraba a Gaith Pharaon y algunos de cuyos integrantes eran directores del banco era el estudio Severgnini, Robiola, Grinberg y Larrechea, al que perteneció durante mucho tiempo Horacio Tomás Liendo.

La causa muestra cómo de resultas de allanamientos efectuados en Uruguay e interrumpidos por orden de tribunales uruguayos y a instancias de abogados del estudio Posadas, Posadas y Vecino, se detectaron cuentas en Merril Lynch Uruguay que correspondían a empresas de Gaith Pharaon y cuentas codificadas de empresas privatizadas argentinas como Edenor, Edesur, Petroquímica Bahía Blanca, Telecom, Telefónica, YPF y Banco Santander.

La gravedad de facilitar la introducción de este tipo de bancos, y de otorgarles todas las facilidades para que invirtieran y/o lavaran queda demostrada cuando traemos a colación el informe de la Asamblea Francesa que se hace público el 10/10/01 en relación con las posibles vinculaciones entre el BCCI y el grupo saudita Bin Laden”.


FUENTE: DIARIO REGISTRADO