19 jul. 2011

MAURICIO MACRI Y LOS EMPLEADOS DEL MES

Macri obliga a hacer campaña a empleados de la Ciudad


Con la precarización de los empleados de la Agencia Gubernamental de Control, el gobierno macrista los obliga a hacer campaña para el Pro ya que los extorsiona con no renovarles los contratos.

En la Agencia Gubernamental de Control (AGC) del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que debe controlar las condiciones de seguridad e higiene de espacios privados, los empleados contratados son forzados a repartir volantes y hacer proselitismo bajo la amenaza de perder sus trabajos.

Así lo denuncia el diario Página 12, y agrega que en asamblea, los empleados exigieron el cese de las presiones para salir a hacer campaña en favor de la candidatura de Mauricio Macri a jefe de Gobierno. Todo esto en la entidad que ostenta el poder de policía para determinar y controlar las condiciones de habilitación, seguridad e higiene de lugares privados, construcciones y control de alimentos.

Según dicho diario, las continuas amenazas que reciben los empleados es que "la colaboración será muy tenida en cuenta a la hora de pensar la continuidad que tendrá su contrato", lo que mantiene a los contratados en un continuo estado de extorsión dada su precariedad laboral.

Todas las versiones coinciden en que fue el director ejecutivo de la Agencia, Javier Ibáñez, quien bajó la orden a los directores de cada área para que facilitaran personal para hacer campaña proselitista. La directiva se focalizó en los contratados, que suman más de mil. Se les dijo que hay dos listas: una con los nombres de los que colaboran y otra con aquellos que no lo hacen. También se les dijo que esas listas tendrán un peso muy importante a la hora de renovar los contratos.

En diálogo con Página 12, "nueve empleados de la Agencia denunciaron la misma situación. La mayoría no se conoce entre sí y, sin embargo, todos coincidieron en cómo funciona la operatoria. Este tipo de prácticas alcanzaría, a su vez, a otras dependencias del Gobierno de la Ciudad".

Además, el diario asegura que "la puesta en práctica de esa colaboración muestra también un desvío de fondos públicos. Desde que comenzó la campaña, cada día, entre las 10 y las 11 de la mañana, camionetas oficiales que salen de la puerta de la Agencia, ubicada en el barrio de Once –Perón 2933–, trasladan a empleados para hacer tareas proselitistas. A veces tiran volantes bajo las puertas, otras se ubican en las esquinas con sombrillas para repartir volantes del PRO que dicen 'Sos bienvenido' y 'Mauricio 2011".