21 jun. 2011

CASO NOBLE-HERRERA

¿Dónde está la trampa?

Marcela y Felipe Noble Herrera se harán una prueba de ADN para descubrir su verdadera identidad.
Imagen: sauroblogs

En un sospechoso cambio de estrategia tras 10 años, los hijos apropiados de la dueña de Clarín anunciaron que se someterán a una extracción de sangre y aceptaron que sus ADN sean cotejados con el Banco Nacional de Datos Genéticos.

Por Ernesto Espeche (*)

Las maniobras evasivas del principal conglomerado mediático en torno a determinar la identidad de los hijos apropiados de la dueña del grupo incorporaron un movimiento imprevisto. El sábado 18 de junio Clarín tituló: “Hermanos Noble Herrera: Piden un nuevo análisis para terminar con la persecución”. Y aclaró: “no apelaron ante la Corte el fallo de Casación y pidieron que se les haga cuanto antes una extracción para confrontar con todo el Banco Genético, pese a que la Justicia había acotado la comparación”.

La Cámara de Casación había resuelto días atrás la extracción compulsiva de los hermanos, pero también que los datos que de ella resulten debían cruzarse sólo con ADN de familiares de un número limitado de casos. Se desestimaba el cruce con las 246 las familias que, desde hace décadas, buscan a sus niños que fueran apropiados en el marco del plan sistemático organizado por el terrorismo de Estado que se extendió entre 1976 y 1983.

El comunicado de los herederos de Clarín, difundido un día antes por los abogados de los hermanos, explica que con su decisión “Marcela y Felipe buscan llevarle paz y tranquilidad a su madre, a la que por su edad y estado de salud no quieren exponer a nuevos agravios y sufrimientos durante el plazo que puede durar una apelación ante la Corte”. Los letrados explicaron que la decisión fue tomada para “concluir con el hostigamiento que viene sufriendo su familia desde hace ya una década”.

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto, aseguró que se trata de “una noticia alentadora” y la institución explicó que espera la medida “con satisfacción y prudencia”. “Queda claro –señalaron las Abuelas– que nuestro reclamo siempre fue justo y acorde a la ley, a partir de las probadas irregularidades de los procedimientos de adopción”.

En tanto, el ministro del interior, Florencio Randazzo, se mostró conforme: “Siempre se quiso saber la verdad y ésta es una buena señal”.

¿Por qué el monopolio cambió su estrategia? Hay muchas especulaciones al respecto. Cierto es que el paso que acaban de dar pudieron haberlo dado en diciembre de 2002, cuando se ordenó por primera vez la realización del ADN. En aquella época ni siquiera había llegado a la presidencia Néstor Kirchner ni Cristina Fernández, a quienes el grupo acusan de hostigamiento y persecución. Sin embargo, desde entonces apelaron y esquivaron la extracción. Cuando en diciembre de 2009 la justicia les pidió la ropa para obtener su perfil genético, se encontró ADN de mujer en prendas íntimas masculinas y ropa interior de mujer con más de un perfil.

El diario Página 12 especula con que el camino judicial de los Noble Herrera estaba cerca de terminarse. Es que “hay coincidencia en que la Corte rechazaría su recurso, con lo cual la extracción compulsiva de material genético quedaba firme. Ante esta situación, no parece ilógico adelantarse a la jugada y limitar el daño. Los jóvenes tiraron todo lo que pudieron de la cuerda y ahora, si la comparación da positiva, dirán que fue porque ellos aceptaron dar su sangre”. Se trata de una tesis que, aunque sorpresiva, parece verosímil si se considera el margen acotado que tenía la dueña de Clarín para seguir desplegando su estrategia dilatoria. Ahora se trata, entonces, de establecer desde el grupo cuál es el costo menor.

Otra especulación sobre el cambio de postura considera que, de alguna manera, Clarín pudo conseguir los datos del Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) y que, en privado, ya hizo la comparación. Los especialistas opinan que no es fácil vulnerar la seguridad del organismo que conduce la genetista Belén Rodríguez Cardozo.

Mas allá de las conjeturas, la historia del grupo nos habilita preguntarnos ¿dónde está la trampa? Las distintas maniobras inscriptas en la oscura construcción de Clarín como grupo de poder evidencian el carácter estratégico de cada movimiento, de cada editorial, de cada decisión. En este caso, podríamos estar frente a un reconocimiento implícito de los daños sufridos en términos de credibilidad y la consiguiente reacción tendiente a salvar el futuro de la empresa, más aún cuando está en juego la continuidad del actual directorio.

Los hermanos son los únicos herederos. Aún con un resultado que confirme la denuncia de las Abuelas de Plaza de Mayo, ellos podrían ser los protagonistas de una nueva etapa en el grupo, desprovista ya de las sospechas de perpetrar desde allí crímenes de lesa humanidad –serían sus víctimas en todo caso- que con justeza recaen sobre su actual titular y sus principales colaboradores, fundamentalmente Héctor Magnetto. En términos empresariales no dejaría de ser un gran negocio, siempre y cuando claro está, el impacto a nivel personal que implicaría la recuperación de la identidad dejase trunca la fría planificación.

De todos modos, los integrantes de las organizaciones de Derechos Humanos expresaron en diversas ocasiones consideraron que, en última instancia, lo que importa es la verdad, de manera que aunque alguien haya conseguido la base de datos del BNDG de manera turbia, lo fundamental será conocer si los hijos adoptivos de la dueña de Clarín son o no hijos de desaparecidos. El organismo reconoce que fueron cerca de 500 los niños y niñas apropiados por los genocidas y sus cómplices durante la dictadura cívico-militar.

(*) El autor es subdirector de APAS, doctor en Comunicacion de la UNLP, director de Radio Nacional Mendoza y de la carrera de Comunicación Social de la UNCuyo. 

FUENTE: APM