5 jul. 2011

MIRADAS DESDE LO OCULTO

Exhibirán en una muestra, fotos tomadas por chicos de Ciudad Oculta


Se trata de una propuesta del Centro Cultural Haroldo Conti, que se inaugura este jueves e incluye la proyección de un documental sobre el trabajo de la fundación PH 15. Se extiende desde el 7 de julio hasta el 2 de octubre con entrada libre y gratuita.

Esta muestra no está inspirada en un sentimiento de compasión ni pretende sólo reflejar una realidad", dijo Eduardo Jozami. El Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti (CCMHConti) inaugura este jueves por la tarde “Miradas desde lo oculto”, una muestra que exhibe 41 fotografías tomadas por niños y adolescentes participantes de los talleres que la fundación PH 15 en Ciudad Oculta.

El corte de cinta se realizará este jueves a las 19:00, en el centro ubicado en la ex Escuela Mecánica de la Armada (ESMA), donde habitualmente se hacen distintas actividades con el objetivo de fortalecer el compromiso de la sociedad con la democracia y los Derechos Humanos.

Así llega "Miradas", que habla sobre el paisaje, lo habitado, la vida. Realidad y miradas que a veces duelen pero que también enternecen o hasta, incluso, divierten. "Miradas para no olvidar, miradas para participar, miradas para actuar", destacan en la presentación del encuentro.

Pero, además de las fotos, se presentará el documental “Buenas prácticas rodando”, una proyección sobre el trabajo de los chicos y los coordinadores en los talleres de fotografía de PH 15.

"Relatos acerca de la mirada, sus experiencias con la cámara, la imagen, la construcción de un relato, la identidad, la crítica, los otros. Video de Buenas Prácticas de Arte y Transformación Social producido por El Agora y Fundación Arte Vivo", anunciaron desde el Conti.

Al respecto, el director del Centro Cultural, Eduardo Jozami, enfatizó: “Esta muestra no está inspirada en un sentimiento de compasión ni pretende sólo reflejar una realidad que, desgraciadamente, no puede sorprendernos. Nos interesa mostrar la visión de estos jóvenes autores que son habitantes de la villa”.

“Todos, aprendices o fotógrafos con alguna formación, aunque incorporan las técnicas y convenciones del arte siguen teniendo un particular sentido de realidad, una fe profunda en su propia experiencia- destacó el director- Hay aquí una voluntad de transformación que no requiere declaraciones programáticas ni profesiones de fe estruendosas, está en las imágenes, en la mirada de quienes se niegan a naturalizar su entorno, por eso lo cuestionan, registrándolo una y otra vez”, concluyó Jozami.