18 ago. 2011

INCLUSIÓN SOCIAL ES GENERAR MÁS PUESTOS DE TRABAJO

Tomada: la política de inclusión significa generar más puestos de trabajo


El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, explicó hoy que la gestión logró cambiar una política social centrada en subsidios para pasar a programas que capacitan e insertan a los desempleados dentro del mercado laboral.

“En el 2003 había una política de subsidios, que era Planes Jefes y Jefas de Hogar, que atendió al hacer una transferencia de ingresos lisa y llana en atención a lo que era en ese momento la Argentina: estaba en llamas y con desocupación del 25%”, sostuvo Tomada en comunicación con periodistas de Radio Mitre.

Entendió, así, que “fue una respuesta a lo más profundo de esa crisis del 2001”. Pero explicó que posteriormente, a partir de 2003, “eso ha ido cambiando”. Negó enfáticamente versiones que vinculaban el triunfo electoral del Frente para la Victoria en las Primarias por ese supuesto reparto de “subsidios” a los más jóvenes.

En esa línea, Tomada precisó: “Lo que se ha puesto en el centro de la política ha sido la cuestión del trabajo. Eso explica la recuperación del empleo, las mejoras sostenidas en trabajo no registrado”.

“Ahora el factor principal es el trabajo y no el subsidio”, se congratuló el titular de la cartera laboral, quien también reconoció que “lo que hemos hecho es atender y fortalecer un piso mínimo de protección social. Y eso es la Asignación Universal por Hijo”.

“El Plan Jóvenes es otra cosa –contrastó. Es una política activa para capacitar, formar, entrenar para la inserción laboral. No tiene nada que ver con una política de subsidios”.

Destacó, entones, que “los países serios procuran políticas activas de empleo para facilitar la inserción laboral para sectores con más dificultades”. Y garantizó que en la Argetina “no se cobra un subsidio para no trabajar. Se entrenan, terminan eso y reciben una transferencia de ingresos, hacen práctica en una empresa y va a trabajar”.

Consultado sobre los ingresos de esos jóvenes que forman parte del Plan de empleo, dijo Tomada: “Cobran 600 pesos con el entrenamiento y cuando tienen un trabajo se complementa con lo que paga la empresa para llegar a unos 1000 pesos, o 1200 pesos; pero compartido con empresa y el Estado”.

“Esto es para activar el empleo”, reiteró el funcionario, quien analizó cómo funciona el sistema y mercado laboral.

“El mercado de trabajo discrimina naturalmente. Y ¿a quiénes? A los jóvenes que no tienen experiencia, a los jóvenes que no tienen formación y a los jóvenes que no tienen la facilidad o vínculos sociales para que le digan ‘acá a la vuelta están buscando un cadete’ o ‘me dijo mi tío que están necesitando un repositor en tal lado’. Y ante eso una vía es quedarse mirando, como se hizo en los 90; la segunda alternativa es decir ‘evidentemente hay jóvenes más vulnerables que otros que están mucho más lejos del mercado de trabajo, son los famosos NI-Ni, que ni trabajan ni estudian”.

Concluyó al respecto que “esta capacitación consiste en ir a buscarlos para que nosotros, responsablemente, en muchos casos junto con el sector privado, se le dé una formación, una práctica en empresa y vuelva al mercado de trabajo con un certificado que dice ‘yo trabajé en VW’. Obviamente así tiene muchas más posibilidades de conseguir trabajo”.